Lenovo Legion Go, la videoconsola portátil más grande, a prueba

La Lenovo Legion Go es la videoconsola portátil más completa y potente del mercado, pero los fallos software empañan la experiencia

Por

La videoconsola Legion Go de Lenovo ha llegado justo a tiempo para ser el regalo más deseado de la navidad, pero ¿cumple con todo lo que su potente hardware promete? ¿Además de ser la más grande, es también la mejor? y sobre todo ¿vale los 799,1 € que cuesta?

La respuesta rápida es que la Legion Go está aún un poco verde en temas de software. Los inexplicables errores que ocurren a la hora de jugar o simplemente de manejarse por la consola son un pelín frustrantes.

Y lo son más porque técnicamente la consola es la ‘madre de todas las consolas’. Combina lo mejor de la Asus ROG Ally (la potencia del AMD Z1 extreme) la Steam Deck (el trackpad) y la Nintendo Switch (los mandos separables).

Además lo hace con una impresionante pantalla de 8,8 pulgadas que destaca frente al resto por su tamaño. Con una frecuencia de refresco de hasta 144 Hz con HDR y una resolución de 1600p, tan solo los 500 nits de brillo podrían ser mejorables.

El procesador es el AMD Z1 Extreme, un equivalente al Ryzen 7840 de los PC de sobremesa, diseñado específicamente para consolas de videojuegos. Una lástima que Windows 11 no cuente también con un desarrollo enfocado a los videojuegos que encaje mejor.

La Lenovo Legion Go es la videoconsola portátil más completa y potente del mercado, pero los fallos software empañan la experiencia

Los mandos desmontables son uno de los mayores atractivos de la Legion Go. Con esta fórmula se puede jugar dejando la pantalla en la mesa y manteniendo los mandos en las manos. Además cuenta con un modo FPS que aprovecha el mando derecho de una forma especialmente interesante.

Adicionalmente al modo portátil completo y portátil desmontable, también se puede conectar a un televisor o a unas gafas multimedia como las Lenovo Glasses para completar las diversas formas de uso. Sin olvidar que, como en el fondo es un mini pC con Windows, se puede conectar a un teclado, ratón y monitor como un ordenador normal.

Como hemos dicho, sobre el papel es un dispositivo imbatible. Sin embargo se nota que aun hay cosas por pulir en las tripas software para que el sistema vaya fluido y sin errores. Algo que Lenovo debería solucionar urgentemente si no quiere tirar por tierra un excelente producto, pese a que su precio sea el más caro de todos, casi 800 euros.

+ info | Lenovo

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos