Mazda MX-30, probamos el eléctrico urbano con puertas al revés

Mazda apuesta con el MX-30 por un coche eléctrico urbano lo más ecológico posible, pero sin olvidar un diseño SUV muy llamativo

Por

Mazda ya tiene en la calle su primer eléctrico 100%, el Mazda MX-30. Un coche pensado principalmente para su uso urbano, que cuenta con un diseño SUV muy singular.

Y es que la peculiaridad del MX-30 es que integra puertas freestyle para el acceso a los asientos de atrás. Esto es, un sistema de puertas de apertura inversa, tan llamativo como polémico.

mazda mx30

Habrá a quien les guste este tipo de puertas y habrá a quien no, pero lo que es innegable es que cuando abres el Mazda MX-30 la gente lo mira sorprendida.

Las puertas freestyle le dan un aspecto deportivo y no son para nada incómodas de usar. Aunque eso sí, es necesario abrir previamente la puerta delantera correspondiente.

Mazda apuesta con el MX-30 por un coche eléctrico urbano lo más ecológico posible, pero sin olvidar un diseño SUV muy llamativo

Por lo demás el MX-30 es un coche eléctrico pensado para recorridos diarios de unos 40 o 50 kilómetos, que es la media de uso en Europa. En caso de necesidad la batería puede ofrecer hasta 265 kilómentros de autonomía.

Puede parecer poco frente a otros eléctricos, pero hay dos factores a tener en cuenta. Primero su carácter urbano, lo que significa que rara vez se hacen más de 100 kilómetros del tirón.

Segundo, una batería más pequeña contaminan menos en su fabricación y en su reciclaje. Lo cual resulta ser algo más ecológico. A esto se suma un interesante sistema de carga regenerativa que el usuario puede ajustar en unas levas ubicadas en el volante. Una forma de optimizar la autonomía para una conducción equilibrada y ecológica.

El Mazda MX-30 tiene un precio base de unos 30.000 euros, sin contar con ningún tipo de ayuda o subvención adicional. Para saber más, como siempre, no os perdáis el vídeo.

+ info | Mazda

Compartir en:

2 respuestas a “Mazda MX-30, probamos el eléctrico urbano con puertas al revés”

  1. Goran dice:

    Esta apertura inversa se denomina «puerta suicida» porque a altas velocidades este tipo de puerta tiende a querer abrirse, si no está bien cerrada o el cierre falla las consecuencias son desastrosas. Este modelo parece llevar un sistema de concha solapada (puerta delantera normal que cierra sobre la trasera para evitar ese efecto de apertura). Que aunque no es ninguna innovación, suele ser un incordio tener que abrir la puerta delantera para acceder a la parte trasera.

    • Juan Castromil dice:

      ese apodo es correcto, pero también pertenece otra época donde las cosas eran menos seguras ;-)

Últimos vídeos