Apple Vision Pro, el prometido futuro de los ordenadores personales, a prueba

El Apple Vision Pro rebosa tech-appeal y es adictivo, pero necesita encontrar sus killer apps para justificar su futuro

Por

¿Es el Apple Vision Pro el futuro de los ordenadores personales? Esa es la gran pregunta que flota en la atmósfera tech desde hace unos días. Apple ha puesto en marcha su maquinaria de publicidad y hype para convencernos de las bondades de su visor XR.

Sin embargo en el clipsetlab no nos dejamos convencer tan facilmente y gracias a los amigos de Apple Coding Academy hemos podido probar el Vision Pro lo suficiente como salir de dudas de lo que se puede esperar de él en un primer momento.

Desde luego hay que reconocer el gran trabajo de Apple a la hora de desarrollar una interfaz flotante donde moverse y poder acceder a las apps. Precisamente en las apps es donde las Vision Pro tienen la pieza angular de su éxito o su fracaso. Ya veremos como evoluciona la oferta de apps para lograr engatusar al publico general.

Técnicamente la pantalla es impresionante y su latencia de 12 ms no genera problemas. Pero tarde o temprano se encuentra con las limitaciones propias de ser un panel de imágenes virtuales. La representación AR ideal es un cristal, no una pantalla.

El Apple Vision Pro rebosa tech-appeal y es adictivo, pero necesita encontrar sus killer apps para justificar su futuro

La interfaz de manejo, basada en la mirada, los gestos y la voz funciona como si fuese magia. Es genial para un uso relajado, pero si hay que trabajar, no es tan rápido de gestionar como los objetos físicos reales.

El punto más débil lega de la idea de Apple de tratar de mantener el contacto y evitar el aislamiento del usuario frente a la gente del Mundo Real™. El avatar Persona aún está en beta y eso se nota en la representación virtual. No es fácil generar expresiones realistas y la sensación es algo creepy.

Sin embargo la pantalla EyeSight es el fallo más destacado del Vision Pro. No solo no muestra con claridad la mirada del usuario (se ve tenue, con brillos y la mirada resulta impersonal), sino que añade un peso, gasto energético y coste económico que no parece necesario.

Se puede concluir que Vision Pro es ahora mismo un juguete para experimentar algo parecido a lo que puede ser el futuro. Puede ser útil para empresas y se lo podrán permitir algunos caprichosos, pero aún habrá que esperar a que sean mainstream.

Eso si, no descartamos que en Apple tengan listo un Vision normal, sin pro (sin EyeSight y con algunos recortes) que sea algo más barato, para calentar el mercado.

+ info | apple

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos